​De la oscuridad

​¿Alguna vez ha estado en completa oscuridad? Imagine que se encuentra rodeado de gente, atrapado en un lugar sin luz. De repente se escucha un llanto, un anuncio de esperanza. ¡Ya está por llegar la luz! ¡Ya viene! ¿cómo se sentiría en ese momento?

Isaías 9:2 dice: “El pueblo que andaba en tinieblas vio una gran luz; sí, la luz resplandeció para los que vivían en un país de sombras de muerte.”

En la profecía de Isaías, escrita 700 años antes del nacimiento de Jesús, la Luz es Jesús. Lucas 1 revela los preparativos que se estaban haciendo para su llegada. Elisabet, quien nunca había podido tener hijos en su juventud junto con Zacarías le estaban pidiendo a Dios lo que parecía imposible ahora en su vejez: tener un hijo. Dios envió a Gabriel, no solo como respuesta a esa oración, sino también para anunciar un milagro. El Señor había respondido, y con un plan aún mayor. El hijo milagroso de Zacarías prepararía al mundo para la llegada de la Luz.

El nombre de este niño no fue dado por su padre terrenal, sino por su Padre Celestial. El nombre Juan significa Dios es misericordioso, y por medio de su vida, la gracia de Dios a través de Jesús sería anunciada a la gente en todas partes.
A pesar de la presencia del mismo ángel Gabriel, Zacarías tuvo dificultades para creer. Vio los desafíos de ser mayor de edad y las circunstancias, y se preguntó si podrían ser vencidos. Como señal del poder de Dios, Zacarías quedó mudo por el ángel Gabriel. Zacarías tuvo que guardar silencio y considerar el poder de Dios y la promesa que le habían sido dados, hasta que las palabras de Dios se cumplieron al nacer el niño.
Las últimas palabras de Zacarías a Gabriel fueron una cuestión de limitaciones físicas. Pero Dios puede hacer lo imposible. Él no está limitado por las dificultades o circunstancias de este mundo, y Su mensaje supera todas las barreras. Aunque la gente estaba en tinieblas, la Luz estaba por llegar, y Él nos mostraría el camino de la salvación.

*¿Le ha pedido a Dios que responda una oración en medio de alguna dificultad o desesperanza? ¿Cree que hay limitaciones sobre cómo trabaja Dios y de lo que es capaz de hacer?*