¿Tus pensamientos están limitados?

La Biblia dice: “Por nada estéis afanosos; antes bien, en todo, mediante oración y súplica con acción de gracias, sean dadas a conocer vuestras peticiones delante de Dios. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestras mentes en Cristo Jesús.” (Filipenses 4.6-7).

  • Tus límites no son los de Dios.
  • Tus pensamientos no son los de Dios.
  • Tus temores no son los de Dios.

Humanamente hablando, quizás haya razones por las cuales inquietarse, pero divinamente hablando, no hay ninguna. ¿Por qué?

David nos dice que “nuestro Dios está en los cielos; Él hace lo que le place” (Salmo 115.3).

¿No es estupendo? Sabemos que nuestro Padre es, por naturaleza, justo, bueno, amante, y que desea vernos crecer en él. Él hace que todas las cosas nos ayuden para nuestro bien.

Y lo que desea, lo hace. Nuestra inteligencia, nuestra comprensión, todo en nosotros está limitado. Pero en Dios nada lo está.

Reflexiona en estas palabras: El hombre inteligente es consciente de lo poco que sabe y de cuánto sabe Dios.

Me gustaría animarte también con este versículo de la Biblia: “Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros…” (Efesios 3.20).

¡Sí, Él puede ir infinitamente más allá de todo lo que pides o piensas! Hoy no te preocupes por ningún límite, Dios los rebasa todos.

buenos días hermanos!:)