​¿Cómo tratar con un adolescente rebelde?

Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

Efesios 6:4

sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo,

Efesios 4:15

Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten.

Colosenses 3:21

Si estamos hablando de un adolescente rebelde que es creyente, usted apela a ellos con la verdad de la Palabra de Dios y a su nueva naturaleza. Si es verdaderamente un creyente, tienen vida eterna y una nueva naturaleza y el Espíritu del Señor mora en ellos. Al final del día, van a ser receptivos a la verdad, por lo que debe hablarles la verdad en amor.

Como padre, no solo hable la verdad a sus hijos, usted debe vivir la verdad delante de ellos. Queremos llegar a la raíz de donde se motiva la rebelión. Rebeldía en cualquier hijo de Dios, no es aceptable. Es pecado. Sin embargo, hay cosas que hacemos como padres, que contribuyen a la rebelión de nuestros adolescentes. Necesitamos ser auténticos y honestos con respecto a esas áreas de nuestras vidas, si queremos que las circunstancias cambien.
Podré estar alentando la rebelión si mi disciplina hacia mi adolescente es exagerada y áspera. Esto sucede cuando es negligente, no hay parámetros, ni orientación clara. Si no estoy siendo coherente con lo que les estoy enseñando, donde predico una cosa y vivo otra, esto también puede contribuir a su rebelión.
Es necesario examinarme yo primero y asegurarme que estoy parado en el lugar correcto. Si puedo decir con conciencia tranquila, no que yo soy un padre perfecto, pero soy un padre constante que se esfuerza por hacer lo que es agradable a la vista de Dios, entonces voy a apelar a ellos con las verdades de la Palabra de Dios. Sí, usted necesita hablar y escucharlos para saber lo que está motivando su actitud rebelde. Sin embargo, si es un creyente, usted apela a ellos con las Escrituras de una manera amorosa.