loader image

Pensamiento basado en 2 Timoteo 1:3-11

2 Timoteo 1:5

trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también

2 Timoteo 1:3

sin cesar me acuerdo de ti en mis oraciones noche y día

2 Timoteo 1:6

Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos.

Categorías: Pensamientos